Dimensiones de la democracia

Después de la firma de los Acuerdos de Paz, los ciudadanos creímos que a partir de ese momento histórico las cosas iban a cambiar sustantivamente en nuestro país.

Sin embargo, hoy observamos con frustración que en nuestra sociedad se ha profundizado la problemática social, porque en el fondo lo que existe es un concepto formal de democracia que genera relaciones excluyentes.

Vivimos en un territorio que ahora más que nunca, está golpeado por la escasa sabiduría humana. Se observa en pleno siglo xxi, formas salvajes de acumulación de capital al percatarnos que las aguas de los ríos del territorio nacional, sencillamente se desvían  para regar grandes territorios de monocultivos como la caña de azúcar, la palma africana  o bien  para hidroeléctricas privadas. En esos trechos desviados el agua no corre y se muere todo lo vivo: plantas, peces, entre otras dimensiones de esta tragedia nacional.

Es un estilo de democracia donde no se le apuesta a la felicidad, ni a la calidad de vida de los seres humanos, ni de la naturaleza. La ciudadanía no logra encontrar el camino o las vías para convertirse en parte del “poder soberano”, o sea, ser el sujeto central de la vida democrática de esta República que llamamos Guatemala.

Ciertamente existen  algunas acciones de carácter reivindicativas de grupos sociales específicos,  como sindicatos, organizaciones civiles o movimientos campesinos, estudiantiles y ambientalistas. Así como ideas que circulan expresadas por intelectuales independientes sugiriendo alternativas para evitar que  nos hundamos aún más, en el fango de la desconfianza,  de la pereza mental, de la anomia. O bien  la constante lucha que hacen articulistas de medios de comunicación, algunas instancias y grupos organizados para atajar la corrupción que nos tiene atrapados como sociedad  frente a  un Estado coptado desde hace mucho tiempo, por grupos de presión que pugnan por diversos intereses para quienes generar incertidumbre y anarquía, es su razón de ser para convertirse en “pequeños reyezuelos” apoderados de espacios públicos, políticos y territoriales.

Hasta hoy no vemos en la llamada democracia que vivimos,  que   se respeten los derechos ciudadanos, tales como  el “derecho a elegir y ser electo”, a superar la tiranía de la partidocracia que juega oscuramente bajo el imperio de la impunidad y a espaldas del pueblo que fue quien los eligió como garantes de sus intereses, así como al respeto de la “separación de los poderes”, o bien el derecho a   la salud, a la educación, el respeto de las ideas, a la seguridad, a la vivienda, al trabajo, a la libertad de profesar diferentes credos religiosos, a la superación de la discriminación y exclusión social. A una alimentación adecuada, a la recreación y el deporte. A la dignificación concreta de las diversas culturas que pueblan nuestro territorio. O sea, a la  felicidad y bienestar espiritual y material.

En el campo se evidencia pobreza, ausencias, lejanía, desnutrición, falta de apoyo tecnológico para los campesinos y en la ciudad, además de la pobreza, desorden e inseguridad ciudadana. Ante este cuadro, ninguna persona consciente puede afirmar que  han cambiado los dramáticos cuadros de pobreza, por los de bienestar.

Significa que en Guatemala hasta el día de hoy, la democracia es una abstracción y una acción política electoral; pero no ha existido un proyecto de cómo construirla porque no se   visualizan  políticas ni acciones reales y significativas  del Estado en torno a la salud, a la educación, a la seguridad ciudadana, a la justicia, ni mucho menos a una economía de equilibrio social.

En ese sentido, a fin de lograr que nuestro país sea un país de verdad, debemos superar la dramática condición de una niñez desnutrida, en el  que nuestros jóvenes puedan estudiar, trabajar, soñar y  ser felices. Para esto, requerimos  al menos una inversión social de tres décadas que superen más de un siglo de ausencias que viabilice el camino que nos permita   construir un Estado de bienestar ciudadano, incluyente y democrático.

La entrada Dimensiones de la democracia se publicó primero en El Siglo.


Source: Siglo XXI

Sistema Nacional de Información Social -SNIS- y su relación con el Renap

Hoy queremos tratar el punto de la readecuación presupuestaria 2018 y la importancia de fortalecer el Brazo Social del Estado sobre la base de nutrir presupuestariamente el accionar de las políticas de Compensación Social para una mejor ejecución de los planes, programas y proyectos encaminados al desarrollo social para que los bienes y servicios del Estado lleguen oportunamente a la población que más necesitada.

En el recorrido de mis reportajes, he encontrado que las entidades que conforman el Brazo Social del Estado se han organizado en el marco del Sistema Nacional de Información Social -SNIS- dieciséis entidades públicas y el Renap que valida a nivel de Código Único de Información -CUI- los registros de usuarios de cada una de estas entidades. Lo cual, es valioso en varios sentidos; dos de ellos:

  1. Verificar la autenticidad y veracidad de las personas usuarias de los programas sociales de cada una de las dieciséis agencias del SNIS -nunca antes, en décadas hecho; lo cual, propició, alta dispersión de la información social-. Ahora, el SNIS, permitirá fortalecer los niveles de transparencia, depuración y actualización de la nómina de beneficiarios sociales del sistema; con lo cual, se logrará mayor eficiencia en la llegada de los bienes y servicios del Estado a la población objetivo.
  2. En el caso que existiese una o más personas beneficiarias de los programas sociales del SNIS y que no estuviesen en los registros del Renap, se procederá registrarlos en cumplimiento del objetivo de alcanzar una tasa cero de subregistros -reducir el número de no inscritos-. Se estima que en Guatemala, un diez por ciento de la población no cuenta con identificación personal –estudios inferenciales y no oficializados del Pnud-. El impacto de este segundo punto se traduce en la integración a la vida cívica del cien por ciento de la población guatemalteca impulsando el fomento de una cultura registral en el país. Para más información; ver artículos en caja (box) del autor, acerca de la importancia de la reducción del subregistro de nacimientos y cultura registral, octubre – noviembre 2017.
  3. En este espacio, ´Crisol literario´, se estima que tanto el Renap como el Sistema Nacional de Información Social -SNIS- deben ser fortalecidos por la vía de situar recursos del Estado para adquisición de equipo informático (software y hardware) que permitan una mejor capacidad de respuesta a las entregas y salidas de volúmenes de datos e información. Sin el apoyo presupuestario, el valioso esfuerzo interinstitucional de creación del Sistema Nacional de Información Social -SNIS- quedaría fallido como muchos otros proyectos (visionarios) del pasado que por falta de voluntad política no se desarrollaron. El SNIS; más que un sistema, es un esfuerzo interinstitucional que permita monitorear las principales estadísticas concernientes a la salud, escolaridad, infraestructura y producción agrícola. En general, los indicadores de Desarrollo Humano. En esto radica la importancia de su apoyo.

La entrada Sistema Nacional de Información Social -SNIS- y su relación con el Renap se publicó primero en El Siglo.


Source: Siglo XXI

Héctor Horacio Zachrisson Descamps

Aunque no tengo el gusto de conocer al personaje que lleva el título de esta columna, sí he tenido el gusto de leer algunos de los votos razonados que hizo como magistrado de la Corte de Constitucionalidad. Lo que escribo aquí me gustaría comentárselo a él en persona, pero a falta de una oportunidad para hacerlo, he decidido hacerlo por esta vía, y así, de paso, aprovechar para que muchos sepan y recuerden el legado que dejó.

El Magistrado Zachrisson Descamps se destacó en su paso por la Corte de Constitucionalidad por los múltiples votos razonados (opiniones personales que expresaba para explicar por qué concurría o disentía con la opinión del pleno de magistrados) que hizo. Las opiniones particulares de los jueces (hechas a conciencia y ajenas a intereses personales) tienen un valor moral, pues reflejan independencia, honestidad intelectual y transparencia.

En el foro jurídico guatemalteco, en comparación, por ejemplo, al estadounidense, no se acostumbra a darle gran importancia a los votos particulares de los jueces. Esa es una de las causas por las cuales la mayoría de jueces constitucionales no hacen uso constante de la facultad que tienen para razonar sus votos en las sentencias.

Ante el panorama de escasez de votos razonados en Guatemala, el Magistrado Zachrisson destaca soberbiamente. Su presencia fue fundamental en la Primera Magistratura de la Corte de Constitucionalidad, pues ayudó a dibujar el camino que ese nuevo tribunal debía seguir para defender el orden constitucional y reforzó las bases del derecho constitucional guatemalteco.

Algunos de los aportes más importantes que se han hecho al derecho constitucional guatemalteco se encuentran en los votos razonados de este gran juez. Temas como la validez de normas preconstitucionales, el valor jurídico del preámbulo de la Constitución, el derecho de participación política de los candidatos y la legitimación que estos tienen para accionar y defenderse en los procesos de inscripción, el bloque de constitucionalidad y la aplicabilidad de los tratados internacionales en materia de derechos humanos, fueron prolijamente desarrollados en sus votos. Hasta hoy, sus opiniones siguen siendo referencia imprescindible en el derecho constitucional guatemalteco.

¡Muchas gracias por su labor!

La entrada Héctor Horacio Zachrisson Descamps se publicó primero en El Siglo.


Source: Siglo XXI

Reusar, Reducir, Reciclar, sobre todo Reflexionar

La contaminación ambiental es un problema  de grandes repercusiones a nivel mundial, estimaciones de los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE),  indican que el mundo produce unos 10,000 millones de toneladas anuales de residuos y desechos, de los cuales más de la mitad de los mismos no se recogen ni se someten a ningún tipo de tratamiento.

En nuestro país, el manejo sostenible de los residuos sólidos, de las aguas residuales y de los contaminantes atmosféricos es un grave problema, pues no existe una aplicación efectiva de la regulación en sus diferentes niveles y sectores.

Es primordial que a nivel municipal, regional y nacional se promueva la  implementación de medidas para mejorar los procesos industriales, agrícolas y de las actividades extractivas, en cuanto a la disposición final de desechos, procurando garantizar la sostenibilidad de los sistemas a través de la conciliación de interés en materia sanitario-ambiental con los intereses económicos, lo que progresivamente puede mejorar la calidad de los sistemas hídricos, líticos y edáficos de su status actual.

Así mismo es fundamental que la población en su conjunto dimensiones que en lo que llamamos comúnmente basura, encontramos desechos y residuos.  Los primeros no  se pueden reutilizar o reciclar debido a que carece de utilidad o valor final, o bien son productos contaminantes o tóxicos, como los que vierten diferentes industrias derivado de sus procesos industriales o bien los desechos hospitalarios o radiactivos.

Sin embargo los residuos pueden definirse como los materiales que han perdido utilidad tras haber cumplido una vida útil o han servido en la determinación de un trabajo específico, pero que pueden reutilizarse en otras actividades o bien servir de materia prima para la elaboración de otros subproductos.

En todos los niveles educativos debe orientarse en desaprender  ideas erróneas sobre los desechos,  y coadyuvar a que se formen nuevos imaginarios y capacidades basados en la reducción, reciclaje y reutilización de materiales, pero sobre todo  realizar procesos reflexivos sobre la  importancia de manejar adecuada y  de una manera responsable nuestros residuos y desechos, como personas, como familias, como comunidades y como ciudades

De esta manera podremos superar esta grave problemática ambiental y generar opciones de nuevos subproductos, desarrollar la industria del reciclaje o bien la producción de energía por fuentes de biomasa, como está sucediendo en realidades muy cercanas a la de nuestro país.  Pero definitivamente solo podremos cambiar nuestra forma de actuar, si antes modificamos algunos arquetipos de nuestra forma de pensar.

La entrada Reusar, Reducir, Reciclar, sobre todo Reflexionar se publicó primero en El Siglo.


Source: Siglo XXI

Formación laboral para jóvenes

Los jóvenes guatemaltecos enfrentan una situación complicada.  Hay escasas oportunidades laborales y limitadas esperanzas de acceder a una educación integral de calidad.  Solamente una cuarta parte de los jóvenes logra ingresar al ciclo diversificado del nivel medio.  Hay más de 800 mil jóvenes fuera de la escuela que carecen de las competencias, habilidades y destrezas para continuar una carrera universitaria o lograr la inserción laboral.

Muchos jóvenes de los departamentos permanecerán en sus comunidades con una ocupación en el sector informal que les generará la mitad o un tercio del salario mínimo.  Otros decidirán partir a otras latitudes en busca de una remuneración mayor; no les importará trabajar muchas horas diarias, porque el incentivo es ganar mucho más de lo que pueden lograr si se quedan en Guatemala.  La situación no es halagüeña, sino por el contrario es motivo de gran preocupación desde el punto de vista de las políticas públicas.  Las organizaciones cooperantes se han dado cuenta de esta bomba de tiempo que representan los jóvenes sin preparación y sin trabajo.

Como un intento de responder a esas inquietudes de la juventud y de los empleadores que requieren talento humano para contratar en sus iniciativas productivas, surge el Sistema Nacional de Formación Laboral, SINAFOL, que se define como una estructura de gestión y articulación de recursos públicos y privados que busca la vinculación de instituciones que permitan proporcionar a las personas la formación laboral idónea para su inserción en el mercado productivo.

Entre los objetivos del SINAFOL se encuentran: a) Mejorar la calidad de la formación técnica laboral en el sistema educativo nacional, b) Articular la oferta formativa y la demanda productiva, c) Generar vínculos y alianzas con el sector productivo del país para mejorar la competitividad nacional, d) Diseñar ofertas de formación con enfoque territorial y que respondan a las demandas productivas, e) Certificar competencias laborales, adquiridas por la vía formal o a través de la experiencia empírica, f) Normar y garantizar el proceso de certificación de competencias laborales. Y los procesos asociados de Acreditación de la experiencia, del contrato de aprendizaje, así como los procesos asociados.

Es una gran noticia el lanzamiento de este sistema, que no dudamos podrá traer beneficios para las empresas y organizaciones productivas, para los oferentes de educación y capacitación técnica, así como para las entidades de gobierno.  Pero, los principales beneficiados deben ser los jóvenes, que accederán a la formación laboral, sea técnica o en destrezas y competencias blandas.  Estas incluyen la responsabilidad, puntualidad, flexibilidad para adaptarse al cambio, capacidad de trabajar en equipo, dominio de la tecnología, idioma inglés y habilidades para ser emprendedores.

La gran duda no es el documento técnico que está muy bien formulado, sino la implementación de las estrategias y acciones.  Las interrogantes pasan por la capacidad del Ministerio de Educación para innovar los sistemas con efectividad, introduciendo las mejores prácticas en los centros de formación.  Lanzo algunas preguntas para continuar con la discusión del tema: ¿Quién va a estar al frente de la gestión de los centros educativos para que sean de primer mundo y dejemos atrás la educación tercermundista? ¿Podemos traer profesores o formadores de otros países? ¿Le vamos a apostar a las carreras centradas en TICs y a la enseñanza de idioma inglés que genera mucha inserción laboral?  ¿Cómo vamos a lograr que el proceso camine a paso acelerado?  La respuesta pasa por una hoja de ruta con plazos concretos y tener actores comprometidos en cada sector que lleven a cabo las acciones esperadas sin perder ni un minuto. ¡Los jóvenes no pueden esperar!

La entrada Formación laboral para jóvenes se publicó primero en El Siglo.


Source: Siglo XXI

Surge Frente Ciudadano contra la Corrupción

Hoy será el lanzamiento del Frente Ciudadano contra la Corrupción, que en los últimos días ha convocado en  redes sociales bajo la etiqueta #YoSíMeAtrevo a todos los guatemaltecos, sin importar su credo, ideología o condición económica, a adherirse a ese esfuerzo en apoyo de la lucha contra la corrupción e impunidad que llevan a cabo el  Ministerio Público (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig).
Source: PrensaLibre