Educando al futuro del país

Pensar en la educación de las niñas y de los niños reviste importancia debido a que es la nueva generación que se está posicionando con el objetivo de que se asegure ese futuro en las características y actitudes mismas de esta población infantil. Para llegar con  educación de calidad para las niñas y niños se deben mejorar los esfuerzos de las instancias de gobierno que tienen como rol apoyar a este grupo de personas para vivir en mejores condiciones cuando ya sean adultos. Invertir en la educación de niñas y niños de 0 a 6 años tiene muchas ventajas para el desarrollo de los pueblos y de los Estados.

Con la educación de las niñas y niños se fortalecen desde esta edad los elementos que componen su identidad personal como la autoestima, el conocimiento de sí mismo, el tener un nombre, el pertenecer a una sociedad y a un pueblo.  Como parte de los componentes de su identidad grupal está el idioma, la cosmovisión y el conjunto de valores que orientan su actitud cuando sea una ciudadana o un ciudadano. La educación infantil apoya el contar con una personalidad que inicia con seguridad, ser uno con un buen distintivo y tener temperamento para lograr lo que queremos en el marco de la vigencia de los derechos de los demás.

Es importante dejar que las niñas y niños actúen para el fortalecimiento de sus ideas, prácticas, valores porque tienen que asumir la responsabilidad de hacer lo que desean, las personas adultas más bien tienen que acompañar el esfuerzo de las pequeñas y pequeños porque les conviene escoger lo que les gusta cuando sean grandes o cuando sean jóvenes.  Por cuenta propia las niñas y niños deben descubrir lo que hay en la familia y en la comunidad, tienen también el derecho de preguntar, cuestionar, opinar y comparar lo que miran y oyen.  En la educación infantil hay que dejar que las niñas y niños hablen con los demás, con los docentes y con quienes visitan el lugar de la formación. La educación infantil debe darse en escenarios donde se practica el afecto, la justicia, la paz y la democracia.

La educación de las niñas y niños debe contar con un ambiente agradable, con acompañamiento adecuado, propicio para la comunicación y el juego, que estimule la creatividad y las relaciones entre todas y todos. Debe ser un lugar que favorezca vivir allí varias horas al día con música, vídeos y computadores que favorecen el uso de la libertad para jugar y aprender. Esta educación debe contar con el apoyo de las familias porque vale mucha la comunicación entre estas y con quienes trabajan esta alternativa. Por todos es conocido, que este aprendizaje necesita de afecto, juego y arte para ser de la vida escolar algo que recordar en la edad adulta.

La educación infantil debe ser acompañada de una buena alimentación a las niñas y niños para eliminar la desnutrición de manera que se asegure el futuro con un desarrollo físico, emocional y mental adecuados. Una buena alimentación con nutrientes balanceados debe ser dirigida a las áreas rural y urbana para medir sus efectos en el aprendizaje y en el desarrollo físico.

Por último, la formación docente para la educación infantil debe ser con altos criterios de diseño curricular en el nivel superior debido a que se trabajará con niñas y niños que necesitan de docentes con conocimientos acerca de la personalidad, que cuenten con suficiente cariño en el trato y comunicación, buenas relaciones con madres y padres de familia y creatividad para la organización del ambiente.

En el mediano y largo plazos se tendrá una población con la pobreza eliminada y ya no habrá niños desnutridos.

TEXTO PARA COLUMNISTA





(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La entrada Educando al futuro del país se publicó primero en Siglo.21.


Source: Siglo XXI

Hacia dónde va Guatemala

En su epístola a Timoteo, Pablo aconsejaba, más o menos, así “medita bien sobre las cosas, ocúpate con atención de tu situación y de tu vida, para que tu progreso sea manifiesto para todos.” (Timoteo 4:16). Es un buen consejo para la construcción de un proyecto de desarrollo para Guatemala. Nos acercamos a celebrar el segundo centenario de la independencia. El 15 de septiembre del 2021 todos le vamos a cantar las mañanitas a Guatemala y apagaremos las dos velitas, cada una de cien años. Todo será alegría y corazones unidos en todo el territorio nacional. Para que la fiesta sea verdadera y no un ensueño sin fundamento hay que reconocer nuestras tareas nacionales.

En su más reciente Panorama social, la CEPAL, nos informa de la clasificación de los países de América latina de acuerdo a importantes indicadores sociales. Siempre es odioso comparar a los países. A todos nos cae mal que nos digan que nuestro país no es el mejor del mundo. Que fue lo más bonito que nació en la creación. Pero, hay que ser objetivos. Sí queremos progresar tenemos que conocer en qué indicadores económicos, sociales, ambientales y políticos nos superan otros países, para proponernos como meta nacional alcanzarlos y que en algún momento antes del juicio final podamos con orgullo decir que nosotros volamos más alto que el cóndor y el águila real.

En  cuanto a la distribución del ingreso Guatemala y Brasil lucen como los más desiguales, en una región altamente inequitativa. Guatemala concentra el ingreso en el quintil V en un 51%, Brasil un 50%, esto genera enormes desigualdades para generar empleo, consumo y comercio. La economía se hace ineficiente y atrasada. Sería engorroso mencionar otros datos. El asunto está planteado de esta manera: Guatemala tiene que rediseñar su estrategia nacional de desarrollo. Los gobiernos de los últimos 40 años han naufragado. Para el cercano proceso de cambio de autoridades urge tener una solución prevista, que ponga a caminar a Guatemala hacia el futuro y no hacia el pasado.

El consejo de Pablo es urgente: Ten cuidado de ti mismo y de tus proyectos, de tus metas. Traza un buen camino y persiste en ello, pues sabiendo hacia dónde vas, basado en principios de equidad, competitividad, innovación y solidaridad te salvarás a ti mismo. Como se dice en el proyecto de un grupo nuevo de guatemaltecos: Guatemala merece construir un proyecto de gobierno que permita reunificar a la familia guatemalteca, aún en medio de su gran diversidad. La riqueza cultural, natural, histórica, económica y social es enorme y compleja. Guatemala tiene condiciones para convertirse en uno de los países más desarrollados de América latina. Tenemos que iniciar el camino de la reconstrucción nacional recogiendo lo mejor de todos los sectores sociales, políticos, ambientales y económicos de la nación.

Guatemala necesita levantar un nuevo proyecto nacional, que responda a las mejores tradicionales culturales, históricas, multiétnicas y solidarias del pueblo chapín. El eje central tiene que ser un proyecto de educación universal, de calidad y con objetivos claros que permita que el 90% de la población sea alfabetizada, que se dedique el 10% del PIB a gasto en educación primaria y secundaria y que en plazos definidos alcancemos los objetivos del desarrollo planteados por la ONU. Como dice un gran poeta centroamericano: nunca es más oscuro que cuando pronto amanecerá.

TEXTO PARA COLUMNISTA





(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La entrada Hacia dónde va Guatemala se publicó primero en Siglo.21.


Source: Siglo XXI

El botín de la nueva clase política

Los Q10 millones 654 mil 208 que la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) gastó en alimentos para Jimmy Morales y su familia, sin lugar a dudas nos demuestran que el aparato de servicio público, en algunos ámbitos, sigue siendo propiedad de quienes detentan el poder.

Los insultantes y exorbitantes gastos de enseres personales que Morales argumenta que él no debe de pagarlos de su salario, y sin el menor recato nos obliga con nuestros impuestos a sufragarlos, es el desliz más reciente, que se une al ocultamiento del bono extraordinario de responsabilidad y riesgo que el Ministerio de Defensa le daba de forma ilegal.

Estos gastos de “perfil alto” que ni siquiera son justificables para funcionarios públicos de países desarrollados, son parte del paquete del ‘poder sin control’, que se evidencian en países como el nuestro en la que se tiene la certeza que la clase política gobierna a espaldas de sus ciudadanos, alejados del bien común e interesados únicamente por su bien particular.

Desafortunadamente, también la “nueva clase política” ve al Estado como su botín, al arrogarse el privilegio de usar y abusar de los bienes públicos, sin entender que sólo administran los bienes del Estado y que no son propietarios de esos recursos, simplemente son administradores temporales de la propiedad colectiva y por el plazo de 4 años.

La ira general por estos abusos obedece a que vivimos en medio de la precariedad, en uno de los países más pobres del mundo, con una serie de carencias, entre ellas con altísimos niveles de desnutrición, déficit de escuelas y una red vial colapsada, grave crisis hospitalaria. Así, es inexplicable cómo nuestro flamante presidente pareciera no estar consciente de las necesidades y sufrimiento del pueblo y gaste de forma superflua con tanto desembarazo el dinero del Estado.

No comprende que el Estado no es la gallina de huevos de oro, en la cual tiene la libertad de gastar a manos llenas. Necesitamos un presidente que respete el patrimonio social como algo ajeno que se debe cuidar con ahínco y dedicación. Exigimos que no despilfarre lo que no es de él.

Ojalá el Señor Presidente reflexione sobre su actuar, haga un autoanálisis crítico y se decida a cumplir sus promesas y no hacer exactamente lo contrario a lo ofrecido. Es necesario que dé el ejemplo de austeridad tal  y como se comprometió, cumplir con donar parte de su salario, renunciar a esas prebendas onerosas e invertir ese dinero en las prioridades del país.

El presidente debe considerar seriamente que esos abusos e indiferencia, siembran la desconfianza e indignación de la mayoría de la población, ampliando el divorcio entre gobierno y sociedad, restándole credibilidad social a su gobierno. Debe tener presente que, sobre su gestión, pesan serios cuestionamientos; así como su capacidad y probidad para gobernar están en tela de juicio, reflexiones  que no se realizan por motivos espurios y políticos o a la pretensión de darle un golpe técnico de Estado, sino que son cuestiones de sentido común.

TEXTO PARA COLUMNISTA





(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La entrada El botín de la nueva clase política se publicó primero en Siglo.21.


Source: Siglo XXI

Sololá, Jutiapa, El Progreso, Baja Verapaz y Chiquimula en alerta por Salmonela

Debido al consumo de alimentos mal preparados, entre el 1 y el 13 de enero pasados hubo siete mil 648 personas afectadas por diarreas, hepatitis A, disentería e intoxicaciones alimentarias. A esa cifra se suman 54 personas afectadas por un brote de salmonela confirmado ayer por el ministro de Salud, Carlos Soto.
Source: PrensaLibre

Arístides Crespo: Por darle trabajo a la gente estoy aquí

Durante su audiencia de primera declaración, el diputado Arístides Crespo, quien fue capturado el pasado 23 de enero señalado de estar involucrado en el caso Plazas Fantasma en el Congreso de la República,  se dirigió al juez de Mayor Riesgo B, Miguel Ángel Gálvez, y le aseguró que solamente “hacía su trabajo”, además de alegar supuestos intereses políticos detrás de su caso.
Source: PrensaLibre

¿Quién es Alejandra Carrillo, cuya nominación motivó la suspensión de la directiva del Congreso? 

Esta es la primera legislatura de Alejandra Carrillo, de 32 años, diputada tránsfuga en quien la Corte de Constitucionalidad (CC) encontró la base legal para dejar sin efecto la elección de la actual junta directiva del Congreso y ordenar una nueva votación donde ella no podrá postularse.
Source: PrensaLibre

¿Y la irresponsabilidad?

¡Suma y sigue! Otro más en lo que va de esta Legislatura. Soy502 del 16.01.18 informa que se ha promovido el antejuicio de la diputada Sandra Morán por ser la ponente de “una iniciativa de ley con la que pretende que las niñas de entre nueve y catorce años puedan abortar.”

Hoy nada vale la irresponsabilidad de que gozan los diputados “por sus opiniones, por su iniciativa y por la manera de tratar los negocios públicos, en el desempeño de su cargo” (artículo constitucional 161); privilegio semejante al contenido en la parte final del artículo 167 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad: “Los Magistrados de la Corte de Constitucionalidad… No podrán ser perseguidos por las opiniones expresadas en el ejercicio de su cargo”.

La CC ha explicado que: “La prohibición a que se refiere el artículo 167 […] evita la persecución penal, civil, administrativa o de cualquier otra índole, dirigida a polemizar sobre el criterio judicial emanado en una sentencia dictada por la Corte de Constitucionalidad. Lo que pretende evitarse… es que un magistrado constitucional pueda ser objeto de persecución, por haber expresado su criterio para la solución jurídica de un conflicto, que se materializa en una sentencia. Criterio en el que se puede colegir el iter del razonamiento seguido por el juzgador para tomar la decisión judicial, previa ponderación … de los hechos, valoración de las pruebas y la expresión de raciocinio jurídico sucedido en el caso. La realización de esta última operación intelectual es precisamente lo que se pretende preservar en la garantía de independencia de criterio judicial antes indicada, que puede verse vulnerada con el hecho de que se sometan a juicio valorativo carentes de esencia puramente jurisdiccional…  Aceptar este último razonamiento conduciría a la noción similar, ilógica, de que el juez que integra la Corte de Constitucionalidad, superior dicho órgano a cualquier competencia en materia constitucional, quede, por lo dicho en sus fallos, sometido al juicio de un ente judicial de inferior jerarquía, cuyas actuaciones… están sujetas a control de aquel Tribunal superior.”  Lo mismo vale para los diputados: en el ejercicio de su cargo su criterio no está sujetos a enjuiciamiento alguno.

Considero que con el antejuicio promovido recientemente contra la diputada Moran y el promovido contra el diputado Linares Beltranena hace pocos meses, se ha faltado al fiel cumplimiento de la Constitución Política de la República –que recoge la ya varias veces centenaria institución de la irresponsabilidad parlamentaria—sino que, además, se ha lesionado gravemente el valor Seguridad como parte integrante y vital de la escala axiológica que rige nuestro ordenamiento jurídico (véanse, por ejemplo, además del Preámbulo el artículo 2º constitucional). Y es que la existencia de todo “ordenamiento” jurídico exige su respeto a fin de impulsarlo de manera “estable, permanente y popular”, como lo expresa la Constitución; algo que podrá lograrse únicamente con la seguridad de que será fielmente acatado… y cumplido.

TEXTO PARA COLUMNISTA





(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La entrada ¿Y la irresponsabilidad? se publicó primero en Siglo.21.


Source: Siglo XXI

¿La lucha es contra el progreso?

¿Qué está sucediendo en Guatemala? ¿Se está dando una lucha contra la corrupción o una lucha contra la producción? ¿Cuáles serán las consecuencias en el largo plazo si lo que se está gestando es la destrucción de nuestra capacidad productiva? ¿Quién querrá invertir y correr los riesgos que implica ser empresario en un ambiente político que fortalece el intervencionismo y el estatismo en contra del emprendimiento?

¿Quién querrá invertir en un país donde no hay certeza jurídica, no se respeta el derecho de propiedad y los jueces arbitrariamente detienen las operaciones de compañías, como es el caso de Mina San Rafael, por sus simpatías con grupos de presión ideologizados? ¿Por qué en Guatemala hay quienes tienen que recurrir a redes burocráticas corruptas o a firmas dedicadas a trámites con el “Estado” para recuperar el dinero que es suyo, que les pertenece legal y legítimamente? Tal es el caso del crédito fiscal de los auténticos exportadores, no de los fraudulentos. Un dinero que nunca debió ser expoliado.

¿Qué se ha ganado, o quiénes han ganado, con la ampliación del poder y la capacidad recaudadora de los gobernantes por medio de la Superintendencia de Administración Tributaria? Hoy, un ente similar a la “Santa Inquisición” de ayer. ¿Se fortaleció un árbol torcido? ¿Qué pasa cuando ese árbol torcido es un ente burocrático cuya organización fomenta la corrupción? En tal caso, ¿se facilitó el robo de nuestros impuestos?

Dentro del sistema de incentivos perversos que prevalece, el propio del Estado Benefactor/Mercantilista, ¿habrá un cargo estatal más despreciable que el de recaudador de la corrupción? O sea, el de jefe de la SAT. El inquisidor supremo de la mencionada entidad estatal, o si prefieren llámenlo el zar de la expoliación, que suele generar pasiones entre unos cuantos corifeos que apoyándolo encontraron una manera de expresar sus frustraciones personales y/o hacerles creer que es posible llegar al ejercicio del poder y ser ellos quienes mañana puedan gozar de los frutos de la riqueza creada por otros.

Ver cómo se ha desvirtuado la justa lucha contra la corrupción en nuestro país, me hizo recordar a dos admirables pensadores del pasado. El primero de ello es Thomas Jefferson, que en una carta a Pierre Samuel Dupont de Nemours de 1816, sentenció que “la mayoría al oprimir a un individuo es culpable de un crimen al abusar de su fuerza; y al actuar usando la ley del más fuerte, destruye los cimientos de la sociedad”. Y luego, resonaron en mi mente las palabras de Voltaire, cuando advirtió que “cualquiera que tenga el poder de hacerte creer tonterías, tiene el poder de hacerte cometer injusticias”.

Las piedras preciosas nacen del conflicto entre elementos químicos hostiles, lo suficientemente resistentes para sobrevivir cataclismos que destruyen todo a su alrededor. Las piedras preciosas son sobrevivientes, así como lo somos aquellos que a pesar de las circunstancias adversas en nuestro país, continuamos dando la batalla con la esperanza de que vamos a ganar en el largo plazo y, finalmente, viviremos dentro de una sociedad donde podamos progresar cooperando e intercambiando en paz, creando riqueza y respetándonos los unos a los otros.

TEXTO PARA COLUMNISTA





(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});



(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La entrada ¿La lucha es contra el progreso? se publicó primero en Siglo.21.


Source: Siglo XXI